Huevos Benedictinos con Salmón Noruego fresco

Huevos Benedictinos con Salmón Noruego fresco

Amigos, brunch y Salmón Noruego. ¡Descubre la mejor combinación para llenar tus domingos con el mejor sabor!

Dificultad Fácil
Dar valoración 1 5 3,82906

Ingredientes

Número de servicios

Elaboración

  • Colocar el Salmón Noruego loncheado en 12 lonchas finas en una bandeja, espolvorear con un poco de sal, cubrirlo con papel film y enfriar en la nevera durante más de 10 minutos.

Para los huevos escalfados.

  • Hervir 2 litros de agua con 3 cucharadas de vinagre y 1 cucharadita de sal.

  • Introducir suavemente un huevo (sin cáscara), recoger con palillos las claras alrededor de la yema.

  • Cocinar a fuego medio de 2 a 3 minutos. Una vez cuajado, sacarlo y colocarlo en un recipiente con agua.

  • Repetir el proceso con los demás huevos.

  • Abrir el pan, tostarlo y añadir unas gotas de aceite de oliva.

  • Escurrir las láminas de Salmón Noruego y colocarlas sobre en pan.

  • Disponer encima un huevo escalfado bien escurrido.

  • Mezclar 3 cucharadas de mayonesa y de yogur natural para salsear al gusto. Decorar con perejil picado.

  • Servir en un plato acompañados de unas hojas de mezclum aliñadas.